Inmaculada

No encuentro una canción para terminar un día duro. Escucho una y otra y no hay una que me encaje en este momento. Una canción que me haga terminar mejor la noche. No tiene que ser alegre, no tiene que ser triste, tiene que ser una canción que se adapte a lo que el día me a dado. Me ha dado muy fuerte. El día traía lo que tocaba y lo que tocaba no ha sido justo. Hare lo que pueda pero quiero encontrar una canción. Mientras escribo escucho canciones, escucho a Amy, escucho a Fredie Merurie, escuho a Itoiz… esto me recuerda una canción. Sí, una canción que cantaba con una compañera que tuve cuando trabajaba de delineante. Inma se llamaba ella. Era un sol que se fue muy pronto. Voy a poner esa canción en euskera que ella me explicaba y que tanto me gusto y aunque la canción es triste, me reí mucho con ella. Gracias Inma porque desde donde estés me estás dando fuerza para superar este día.

Un abrazo para Inma Múgica, una gran mujer ❤️

El Silencio

Mas de una vez he comentado que una de las cosas que mas valoro en esta vida es el silencio, pero no sólo el silencio que percibimos cuando no hay ruidos. Ruidos de coches, ruidos de obras, ruidos de gente gritando, ruidos de música demasiado alta, ruidos innecesarios. Desde luego que estos ruidos son desagradables y algunos son una falta de respeto, pero cuando hablo de que me encanta el silencio, me refiero no sólo al silencio que hay detrás de todos esos ruidos sino también al silencio que se produce cuando en tu interior estas en paz. Valoro ese silencio y el silencio del que escucha porque el que escucha cuando habla lo hace con el corazón y ese sonido no rompe el silencio. Ese sonido es tan puro que hasta la naturaleza lo agradece. En el silencio hay espacios agradables. Hay espacio para palabras con alma y para esa música que nos hace bailar. Hay espacio para el sonido de los ríos, para el canto de los pájaros, para el sonido de las hojas cuando hace viento. Todo esto no es ruido, son sonidos tan bellos como el silencio. Solo tenemos que escuchar y dejar de hacer tanto ruido.

Albañiles, Voluntarios, Profesores de Yoga, Médicos, Ingenieros y otros Artistas.

❤️

Cuando buscamos el bienestar de las personas, entendemos que se participa porque en el fondo de nuestro ser hay algo que nos mueve o nos conmueve. Pueden ser diferentes motivaciones, pero todas tienen en común la búsqueda de una mejora para la sociedad. Una mejora general pata todos y todas. 

Yo entiendo o más bien siento algo que me une a los demás. Algo que me conecta primero conmigo y seguido con mi entorno. En ese espacio no cabe ni el rechazo, ni la incomprensión, ni la intolerancia, ni la envidia, ni la necesidad de ser más que el otro. Tampoco cabe la perfección ya que eso requiere un control total de todo y encima no funciona.

Para bien y para mal, el EGO está en todas partes. Es más común verlo en los países desarrollados. Es más común verlo en el poder, en las sociedades que viven en competencia entre grandes empresas, entre compañeros, entre vecinos. Parece que hay que demostrar algo. Parece que el estatus social marca la diferencia. Para muchos, la riqueza material es sinónimo de triunfo. El ser humano se cree superior y no soporta que alguien cuestione su valor. Un valor material o de ideas y conceptos en su cabeza en donde se siente más que los demás y donde no hay espacio para el amor. Solo poder y superioridad. En esto del ego hay grados ya que hay egos que son grandes monstruos y otros más pequeños, pero no dejan de ser egos.

La parte buena del ego es que puede enseñarnos lo estúpidos que podemos llegar a ser. Entonces puede haber un gran cambio o no. Puede que el ego sea tan fuerte que no deje ningún espacio al cambio, pero también puede que despierte ese corazoncito que llevamos dentro. Ese corazoncito que quita esa postura de creerse superior por hacer o inventar algo bueno. Vívelo y disfrútalo, por supuesto que es algo bueno pero no lo estropees con esa sonrisa imbécil o con esos aires de superioridad donde te crees mas que los demás. Quitémonos esa imagen estúpida y seamos simplemente nosotros mismos.

Siempre recuerdo esta frase de mi querido Principito. “Lo esencial es invisible a los ojos”. 

Eso que no se puede ver ni estudiar ni enmarcar. Eso es lo más puro y sano para el mundo y ahí el ego ya no puede ni siquiera asomarse.

Recordemos siempre esto. Lo esencial está siempre ahí. Solo tenemos que parar y dejar que ese corazoncito salga con esa sonrisa natural que no necesita aplausos. 

En un mundo sin egos, viviríamos un verdadero paraíso donde nadie se quedaría fuera y todo lo afrontaríamos y disfrutaríamos juntos.

On ne voit bien qu’avec le coeur. L’essentiel est invisible pour les yeux.

Conexión

“Los momentos inolvidables quedan grabados para siempre. Nadie nos los puede quitar. Cuando estás a gusto contigo mismo, se trasmite eso que llevamos dentro y nos une tanto. Y esto puede suceder tanto en el lugar donde vives como en el más lejano y con las culturas más diferentes porque cuando dejas los juicios a un lado… todo fluye en amor y eso si que es bonito”.

Dejémoslo así. No hace falta mas texto. Me quedo con la magia de aquellos momentos en Túnez ❤️ 

Mi amor sincero ❤️

Cuando haces sentir mal a una persona, piensa por un momento lo que eso supone para el planeta…
Piensa porque a veces hay que pensar. Date cuenta de que estás haciendo daño a esa persona y a su entorno. Primero a su entorno cercano pero enseguida llegas a hacer daño a personas que están a miles de kilómetros ya que una cara que pierde la sonrisa, quita la sonrisa a quien le mira y esas personas que acaban de perder la sonrisa se pueden mover por todo el planeta. Estas haciendo daño al planeta. Piensa ahora en una sonrisa grande para el planeta y sonríe por favor. Ya puedes dejar de pensar. Vive y comparte lo mejor de ti 😀😃😍😄🥰😂❤️🤗
A mi me han quitado muchas sonrisas… Me gustaría repararlas todas. Me gustaría que mi sonrisa tenga tanto amor en su mirada, que nadie se quede sin un pedazito de lo más valioso que tengo. Mi amor sincero ❤️

Las torturas ocultas

💔

Hay torturas ocultas. Esas en las que no se ve ni la sangre ni el verdugo.
Hay veces que escribo cosas fuertes. Cuando el dolor te quita la sonrisa, puedes incluso perder los papeles, puedes emborracharte, puedes llorar con el corazón roto.

Me habréis creado surcos en las mejillas pero sigo dando gracias por mantenerme y tener fuerzas para aceptar lo inaceptable.

Corazones olvidados

No tienen la vida cómoda que tenemos la mayoría. Tienen que vivir fuera de sus países porque un sistema muy competitivo ha desestabilizado este planeta. Porque el egoísmo parece no tener frenos. Esta pandemia como cualquier desastre que sucede es mucho más severa con esos corazones olvidados que se levantan a miles de kilómetros de sus hogares, para buscar una forma de vida digna. Para todas y todos pueden estar las cosas complicadas, pero tengamos en cuenta que para algunxs es todavía mucho más complicado.

Creo que deberíamos de ser mas conscientes de esos corazones olvidados. Las personas que mas necesitan una sonrisa pueden parecernos extraños, pero si miramos en sus corazones veremos que son especiales porque si les miras con amor, vas a sentir algo especial, porque cuando alguien que sufre recibe amor, lo devuelve aumentado. 

VÍVELO

El día que los psiquiatras se den cuenta de que lo esencial es invisible a los ojos, ese día ganaremos todos y todas en salud mental.

A veces solo hace falta leer el Principito.

-“Ya entendí” – dijo el psiquiatra

-“No lo entiendas, vívelo” – agregó el amor.

(Preciosa foto de Nathan Anderson a disposición en unsplash.com)

https://unsplash.com/photos/GM5Yn5XRVqA